Amor

Amor

Ente millones somos y al fin la cuenta justa                                  que da el anonimato nos sorprende perdidos. Mas tú sabes también que al enfrentarse al mundo dos rostros que se aman sólo sus ojos son los que saben hablar cuando se encuentran, al giro de un segundo, aunque millones sean las miradas.               

mascota

Binomio

En este justo instante hay un niño que juega con una caja de cartón, y un perro que alrededor de las heridas de sus pies mueve la cola, revira su dirección y regresa al clamor de los saltos del niño. Un niño, dos niños, cientos, miles…, entretienen la tarde derrapando por alguna cuneta de nieve, …

Binomio Leer más »

buddhist temple, stupa, hill-5952253.jpg

Un Viaje a Través del Tiempo y el Misterio

La literatura de suspense histórico tiene el poder de transportarnos a épocas y lugares lejanos, permitiéndonos vivir vidas que de otra manera nunca conoceríamos. Las novelas de suspense histórico, en particular, nos ofrecen una combinación única de misterio, intriga y una visión profunda de épocas pasadas. Pero, ¿qué es lo que hace que estas novelas …

Un Viaje a Través del Tiempo y el Misterio Leer más »

romantic, hug, togetherness-1934223.jpg

El amor y la tragedia en “El crimen en la mezquita de Marwell”

El amor y la tragedia está tan presentes en nuestras vidas que decidí escribir una historia profunda y sugerente, enfocada en los grandes desafíos a los que debemos enfrentarnos a diario para seguir viviendo con dignidad. De hecho, durante meses trabajé en el personaje de Leitia para construir una mujer de carne y hueso con …

El amor y la tragedia en “El crimen en la mezquita de Marwell” Leer más »

Carrito de compra

Hola, soy María 

DESCARGA UN FRAGMENTO DE MI NOVELA.

¡ODIO EL SPAM! Puedes darte de baja cuando quieras. 

1276

¿Sientes el misterio? 

Descarga la novela

Thank

You!

USE COUPON CODE 

WELCOME20

Follow us on Facebook

ÚNETE AL BOLETÍN

Recibe 1 email cada mes 

Contenidos relevantes sobre poesía, escritura creativa, novela, concursos y mis mejores lecturas 

No gracias, tal vez luego